Home

Guitarras Flamencas

La guitarra flamenca es, en su origen, el mismo instrumento que la guitarra clásica, con la que comparte una construcción ligera, gran comodidad de ejecución y un sonido de rápida respuesta. Sin embargo, con el tiempo adquirió dos particularidades: la primera era la utilización de ciprés español en fondo y aros, una madera entonces más barata debido a su abundancia en España; y una altura de cuerdas más cómoda si cabe, que producía un sonido percusivo típico de los estilos rasgueados de la guitarra popular del siglo XIX.

La guitarra flamenca, pues, se caracteriza por tener un sonido potente, claro y con poco sostenimiento. Además posee una caja estrecha, en comparación con las guitarras clásicas, lo cual evita resonancias indeseadas en el rasgueado.

 

MODELOS

Flamenca blanca:

La guitarra flamenca típica, con aros y fondo de ciprés. Tapa de abeto alemán o Engelmann.

 

Flamenca negra:

Modelo popularizado durante los años 60 y 70 por guitarristas flamencos con necesidad de un sonido de solista algo más parecido al de la guitarra clásica de concierto, más denso y con más sustain. El palosanto ofrece ese sonido distinto del que se consideraba tradicional para el cante y baile. No obstante, todo es cuestión de gustos.

Aros y fondo de palosanto de India (o similares). Tapa de abeto alemán o cedro canadiense.

 

Flamenca roja:

Basada en el mismo concepto que la flamenca negra, pero con un toque de color diferente tanto sonora como visualmente.

Aros y fondo de palo rojo (padouk). Tapa de abeto alemán o Engelmann. Cedro canadiense.

 

Para todos los modelos se utilizan las siguientes medidas:

Tiro:  650 mm. (640 mm opcional).

Longitud total: 485 mm.

Anchura en los aros superiores: 290 mm.

Anchura en la cintura: 243 mm.

Anchura en los aros inferiores: 375 mm.

Altura de la caja en en tacón y en la culata: 80 y 90 mm respectivamente.

 

Free website templates Joomlashine.com