Si quieres alargar la vida de tu guitarra, a continuación te damos una serie de pautas. Algunas pueden parece obviedades pero hemos visto de todo en el taller.

Debemos de saber que la madera es un material higroscópico que adquiere o expele humedad fácilmente, dependiendo del ambiente en el que esté.

  • Partiendo de esto, el peor enemigo de la guitarra y lo que debemos evitar a toda costa son los cambios bruscos de temperatura y de humedad.

Últimamente veo muchas fotografías de guitarras colgadas de las paredes, olvidando que estas pueden contener humedad y transmitírsela a nuestro instrumento.

  • Evita siempre dejar tu guitarra cerca de calefacciones o aires acondicionados. Tampoco cerca de ventanas o puertas donde pueda haber cambios bruscos de temperatura. No guardarla nunca en trasteros o bodegas ni en buhardillas.
  • En los desplazamientos en coche si es posible evitar guardarla en el maletero ya que pueden sufrir un calentamiento extremo, así mismo en las paradas no dejar el coche al sol y si no hay otro remedio procurar atemperar el coche antes de volver a meter la guitarra.

Nosotros recomendamos siempre estuches rígidos para viajar o para guardarla en casa, que este tipo de fundas las protegen mejor de golpes, o cambios de temperatura.

  • Es recomendable en los viajes o envíos el asegurarnos que la guitarra no vaya bailando dentro de su estuche por eso es aconsejable rellenar los espacios con gamuzas suaves y sobre todo fijar la parte de la cabeza y mástil.
  • Recomendamos siempre meter un humidificador, en viajes.

Si no tenemos el humidificador por cualquier circunstancia podemos meter una esponja o trapo ligeramente humedecida como solución provisional pero no es lo más aconsejable ya que he visto en muchas ocasiones como se han estropeado los barnices por estar en contacto directo con trapos humedecidos.

  • Es importante también destensar las cuerdas durante el viaje.
  • En los desplazamientos en avión siempre que sea posible transportar nuestra guitarra en cabina hay compañías que lo permiten no cobrando suplemento por ello.

Algunas aerolíneas pueden considerar una guitarra demasiado frágil para su manipulación y pueden pedirle firmar un documento para así limitar o eliminar su responsabilidad. No firme ningún documento de este tipo si puede evitarlo.

Hay compañías con restricciones de tamaño en el equipaje de mano. Debe entrar en el compartimento superior o debajo del asiento delantero.

 Si no te queda más remedio que facturarla como equipaje afloja las cuerdas y mantén la guitarra apretada en el estuche como hemos comentado anteriormente.

Si nuestra guitarra está construida con algún tipo de madera tropical protegida como: palosanto de india, Madagascar, Amazonas u otras especies que están incluidas en el CITES (Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres)   y vamos a viajar fuera de Europa es necesario llevar la documentación pertinente para evitar sorpresas desagradables como la inmovilización de nuestro instrumento. Dedicaremos otro artículo a hablar en detalle sobre el CITES.

La sequedad excesiva, por debajo del 30% puede provocar fisuras en algunas partes de la guitarra por muy curadas que estén las maderas, especialmente en la tapa. En la construcción de guitarras se suelen utilizar maderas con un secado natural de al menos 15 años, pero es un instrumento sumamente delicado y siempre hay que prestar atención a las condiciones climatológicas a las que la sometemos.

  En particular en la madera del diapasón, la sequedad puede ocasionar que los trases sobresalgan más de lo deseado.

Para solucionar esto sería necesario limar estas partes salientes, siempre en la misma dirección en la que estén clavadas, lo que se puede hacer fácilmente con una lima fina, siendo aconsejable que esta operación la realice un experto.

Este fenómeno a veces se soluciona normalmente cuando se recuperan las condiciones ideales de humedad.

Un exceso de temperatura y humedad puede derivar en ablandamiento de las colas e incluso un desprendimiento de alguna parte de la guitarra. Tan nocivo puede ser el exceso de humedad como el defecto.

Los luthiers por lo general ensamblan las piezas en condiciones de humedad ligeramente inferiores a las condiciones de conservación del instrumento acabado con el objeto de evitar en la medida de lo posible futuras rajas por contracción de la madera. Existen estudios de constructores que incluso especifican intervalos de humedad y temperatura para cada fase de construcción.

La humedad recomendable estaría entre un 45 y 60 aproximadamente, baremo que podemos controlar con un higrómetro. Hoy en día hay mucha variedad de estuches para guitarra que incorporan higrómetro.

Las maderas más sensibles y delicadas son las de las tapas armónicas y las del mástil, fondo y aros son las más resistentes. Los modelos de guitarras más delicados sin duda alguna son las hechas artesanalmente y con acabados de gomalaca y las más resistentes serían las de fábrica ya que suelen utilizar barnices sintéticos más duros que las protegen incluso de golpes. Una guitarra puede durar muchos años en plenas condiciones, pero es normal que a lo largo de su vida tenga que pasar por el taller de luthiería ya que es frecuente que sufra arqueo del mástil, rajas en la tapa, desgaste de trastes o simplemente porque queremos un mantenimiento responsable. Recomendamos siempre llevarla al menos una vez al año a revisión.

  • Así mismo también recomendamos guardar las guitarras en su estuche cuando no se toque. La humedad es más fácil de controlar en un espacio más pequeño.

Existen unos humidificadores con un sistema de humidificación de dos vías que no requiere mantenimiento.

Este tipo de humidificador para guitarras logra mantener la siempre la humedad en un nivel óptimo entre el  45-50% dentro del estuche. No lleva agua, por lo tanto no hay peligro de goteo.

No es necesario ajustarlo aunque haya cambios bruscos de temperatura.

LIMPIEZA Y CUIDADOS DE LAS DIFERENTES PARTES DE LA GUITARRA

Madera, Limpieza del Cuerpo de la Guitarra

A la hora de limpiar la guitarra, es suficiente con frotar ligeramente  con un pequeño trapo de algodón levemente humedecido, en el sentido de la beta de la madera, También hay en el mercado otros productos específicos para guitarra que no deben de contener abrasivos, no utilizar nunca productos para limpieza de muebles.

Si la guitarra está barnizada con nitrocelulosa o con goma laca hay que tener especial precaución y utilizar simplemente agua ya que estos barnices les puede atacar los disolventes que contienen los productos limpieza.

Si por accidente le cae una gota de alcohol u otro líquido fuerte, lo mejor es enjuagarla inmediatamente para evitar que ataque a la goma laca.

Cuidado con los botones, hebillas de cinturones etc., pueden dañar el barniz de la tapa, fondo o aros de la guitarra.

 En caso de producirse alguna grieta en la tapa, aros  o fondo, lo recomendable es no experimentar y llevar la guitarra a un luthier o a la tienda donde se compró.

No olvidemos que el luthier cuenta con los medios, la herramienta, el conocimiento y la experiencia  necesaria para reparar tu guitarra. Una raja, grieta o fisura en tu guitarra no tiene mayor importancia si se recurre pronto al luthier o guitarrero profesional.

Debemos de aflojar las cuerdas y llevarla lo antes posible.

Nunca intentes reparar tu instrumento con colas no aptas para este trabajo ya que pueden producir daños irreparables.

Ten en cuenta que  al intentar reparar tú mismo la guitarra y no tener la herramienta adecuada ni la experiencia  y el conocimiento suficientes  el daño es aún mayor.

Cuidados y limpieza del Diapasón

Pieza que sufre tanto por recibir los golpes de los dedos del guitarrista al tocar, como por el roce constante con las cuerdas. Esto hace que el diapasón sea la parte de la guitarra que más se ensucia.

Recomendamos limpiar el diapasón periódicamente y nutrirlo con productos adecuados para cada tipo de madera. Estos productos suelen estar hechos a base de aceites y ceras naturales.

Para la limpieza de los diapasones de ébano o de palo santo podemos usar aceite de limón que elimina la grasa y al mismo tiempo evita que la madera se reseque

Un buen momento para hacerlo será cuando nos dispongamos a cambiar las cuerdas.

Para la hidratación con aceites es conveniente que el diapasón esté limpio para que penetre bien en el poro de la madera.

Cuidados y limpieza de los Trastes

La suciedad que se acumula entre ellos y el diapasón se puede eliminar con la punta de un palillo de madera. No utilizar nunca utensilios de dureza superior a la del palosanto o el ébano puesto que dañarían la madera.

Cuidados y limpieza de Clavijeros

Los clavijeros de la guitarra hay que engrasarlos al menos una vez al año con un poco de aceite para máquina. Lo ideal es limpiarlos primero para eliminar la suciedad acumulada y utilizar grasa de litio que es un poco más espesa.

Cuidado y mantenimiento de las Cuerdas

Recomendamos que se limpien después de tocar con un trapo fino, por debajo y a través del largo de las cuerdas. La limpieza periódica de las cuerdas de la guitarra alarga su vida útil y además ayuda a mantener intacto su brillo.

En cuanto pierden sonoridad conviene cambiarlas, el exceso de sudoración puede hacer que se desgasten antes por eso conviene limpiarlas al terminar de tocar.

Se cambian de una en una y se van afinando según se van cambiando evitando así que se destense el mástil, y que la tapa y el puente no pierdan su tensión habitual. Cortar el exceso de cuerda para evitar vibraciones o sonidos extraños.

No forzar las palomillas del clavijero. La afinación debe de ser un proceso delicado, nunca forzar la tensión de las cuerdas excesivamente. El guitarrista no deberá sentir que debe de hacer demasiado esfuerzo. Si creemos que estamos tensando más de lo normal nos detendremos, destensaremos y podemos lubricar con un aceite tipo o grafito en polvo en la espiral metálica que hace rotar la cuerda. Si el problema persiste habría que llevar la guitarra al taller de nuestro luthier de confianza.

Es conveniente mantener las guitarras afinadas siempre en el mismo tono.

Podría recomendar muchas cuerdas pero influyen demasiados factores personales, como el tipo de pulsación del intérprete y el gusto de cada uno, a parte de la música que vayamos a tocar, la guitarra que tengamos y la sonoridad y las condiciones de la sala donde vayamos a tocar.

Si necesitas asesoramiento sobre cuerdas para guitarra o cualquier otro instrumento de cuerda pulsada no dudes en consultarnos.

Para finalizar recomendaría pasar siempre después de cada ensayo o actuación un trapo suave o un pañuelo, elementos que siempre deberíamos llevar en la funda de nuestra guitarra. De esta forma, evitaremos la acumulación de polvo, suciedad o cualquier tipo de impurezas provenientes del ambiente y detenemos la corrosión de nuestro propio sudor.

Tags: