EL AJUSTE DE LA GUITARRA CLÁSICA

Una de las cuestiones más importantes que se nos presenta a la hora de elegir un instrumento es la de su correcto ajuste. Esto significa detectar las posibles anomalías que puede tener la guitarra en su afinación, comodidad y limpieza de sonido. En este artículo comentaremos los parámetros determinantes para tener un buen ajuste.

Altura y geometría del hueso del puente

Nos define de forma general la acción 1 de las cuerdas. Las dimensiones del hueso del puente no es estándar, por lo que deberá tener una medida que nos permita tener un espacio de la primera cuerda de 3 mm en el traste XII de 4 mm para la sexta. El espacio del resto de cuerdas quedaría definido dando un perfil recto entre estas dos medidas en el hueso (fig.1). Podemos utilizar un truco que consiste en medir la altura en el traste XII vemos lo que tenemos bajar o subir para obtener la altura correcta, esa diferencia de distancia será el doble en el hueso del puente.

altura hueso del puente

medidas de ajuste óptimo del puente fig.1

Esta medida es una buena aproximación ya que todavía tendremos que atender a otros parámetros para llegar a un ajuste óptimo, como son el tipo de cuerdas, flexión del mástil y la elasticidad de la tapa armónica. Esto quiere decir que la influencia de la tensión de las cuerdas según su tipo (tesión alta, media o baja) puede arquear más o menos el conjunto tapa armónica-mástil y variar ligeramente esa acción 1 de esas cuerdas.

Hay otra corriente de guitarreros 2 que consideran que es mejor elevar unas décimas de milímetro la tercera y cuarta cuerda con respecto al perfil recto del hueso propuesto.

fig.2

Por supuesto todas estas medidas están hechas bajo el supuesto de que el diapasón no tenga radio de curvatura en sentido transversal que sí se puede encontrar en otro tipo de construcciones (fig.3). En ese caso el perfil del hueso del puente deberá seguir el radio de curvatura respetando las alturas sugeridas para cada cuerda en el traste XII (tabla.1).

radio del diapasón

fig.3

parámetros de ajuste

tabla 1


Altura y geometría de la cejuela

Resulta de gran importancia este factor ya que la altura de los surcos de apoyo de la cejuela nos altera el ajuste general de las cuerdas. Por otra parte dificulta la ejecución de las “cejillas” y las notas de los primeros trastes para la mano izquierda. No obstante, una altura excesivamente baja nos daría problemas de trasteos en las cuerdas graves y de forma muy notoria al bajar la sexta cuerda un tono para tocar obras en tonalidad de Re.

Hay que tener en cuenta que la posición de la cejuela corresponde al “traste 0”, con lo que teóricamente debería tener la medida de un traste más, no obstante se suele dejar con una medida del orden 0,1 a 0,2 mm por encima del “traste 0”.

También es importante el tallado de los surcos de la cejuela ya que puede producir anomalías en la afinación de la guitarra al no deslizar convenientemente las cuerdas a través de ellas.

Por otra parte, para que estos ajustes cumplan con nuestro objetivo, los trastes deben estar perfectamente equilibrados y con una curvatura de mástil correcta, que explicaremos a continuación.

 

Arqueo del mástil

Debido a que la vibración de una cuerda tiene la forma de una onda estacionaria (curva senoidal3) entre los dos puntos de apoyo, puente y cejuela, el perfil del diapasón tiene que aproximarse también a esta curvatura, para permitir el libre movimiento de la cuerda sin “choques” con los trastes.

La curvatura se genera de forma natural con la propia tensión estática de las cuerdas, siempre y cuando tengamos un perfil plano del diapasón y consecuentemente de los trastes, en ausencia de cuerdas.

Para medir la flexión apoyamos la cuerda en el primer traste y en el último y medimos la separación de la cuerda con respecto al quinto traste. Deberá estar comprendida entre los 0,2 mm y 0,6 mm. (tabla.1)

Una altura significativamente superior a las medidas propuestas producirá inevitablemente mayor desafinación e incomodidad.

Una curvatura excesiva del mástil conlleva problemas de entonación y de comodidad para la mano izquierda.

Los problemas de entonación se producen al desviarse la longitud de la cuerda con respecto a la escala teórica calculada. La comodidad también se vería afectada por el crecimiento de la altura de la cuerda a lo largo del diapasón.

Se pueden dar otros casos indeseables como los diapasones completamente rectos y los convexos.

Los diapasones rectos darían problemas ya que su perfil no se ajustaría a la curvatura natural producida por la vibración de la cuerda, por lo que nuestro objetivo de ajuste fino se vería comprometido.

En el caso de los diapasones convexos es más complicado su ajuste. Implicaría elevar el hueso del puente a medidas desproporcionadas y elevando las cuerdas haciendo muy incómoda su acción 1 (fig.4).

En estos caso es necesario aplicar medidas correctoras del mástil o del diapasón.

fig.4

Compensación del puente y cejuela

Es la variación de los puntos de apoyo de la cuerda con respecto a la escala teórica, con el objeto de minimizar los errores de entonación que las cuerdas presentan a lo largo de la escala. Esto es debido fundamentalmente a dos factores: la propia naturaleza de las cuerdas y a la diferencia de longitud de las mismas y la escala teórica. Si miramos desde el lateral la guitarra, las cuerdas el puente y la escala forman un triángulo rectángulo donde la cuerda sería la hipotenusa, la escala del diapasón y la altura del hueso los catetos, siendo hipotenusa mayor que el cateto. Como ya sabemos teóricamente la longitud de la cuerda y la escala deberían ser iguales para tener un entonación correcta, pero en la realidad esto no se cumple (fig.5).

fig.5

Además de esto se suma otro defecto de entonación que depende de las propiedades físicas de las cuerdas, como la densidad, elasticidad, masa.

En las técnicas de compensación no se elimina totalmente esos errores de entonación pero se minimizan de tal manera que casi resultan inapreciables.

En la guitarra clásica la más común es la compensación del puente donde se desplaza el hueso hacia atrás y con una ligera inclinación hacia las cuerdas graves (fig.6). Dentro de esta corrección se puede tallar el hueso para que cada cuerda tenga su corrección “más fina”.

En otro tipo de guitarras como la acústica o la eléctrica esta compensación es más acusada debido a que las cuerdas de acero requieren una corrección mayor con respecto a su escala teórica.

fig.6

Otra corrección sería en la cejuela. En este caso se cambia el punto de apoyo de la cuerda con respecto de la posición del “traste 0”  (tabla.1). Esta forma es menos común, aunque se puede encontrar en guitarras la cejuela desplazada 1 mm hacia adelante con respecto a su escala teórica.

Existen otros tipos de compensación más avanzados donde se construye una escala temperada4 corregida. Este método requiere unos cálculos previos en la fase de construcción de la guitarra.

Acciones correctoras

Como ya se puede imaginar las medidas correctoras empiezan evaluando las posibles derivas que hay en la guitarra en cuestión de altura de cuerdas, curvatura del mástil, nivelado de trastes, longitud de escala, …

Lo primero que comprobaremos es que los trastes estén equilibrados, ya que de no se así, cualquier modificación del puente o la cejuela para un ajuste será en vano.

Tenemos que tener en cuenta que la diferencia entre una guitarra bien ajustada y otra mal ajustada puede ser de décimas de milímetro, siendo necesario utilizar galgas e instrumentos de precisión y tener experiencia en la utilización de los mismos.

Por último, a modo de conclusión, podemos decir que cada técnica de ajuste utilizada hay que personalizarla para cada guitarra ya que según el tipo de cuerdas, escala de construcción, elasticidad de la tapa, curvatura del mástil, requiere unas medidas determinadas. Recomendamos, por tanto, siempre acudir a un luthier experto para que realice un ajuste adecuado de estos tres parámetros expuestos. Una guitarra con problemas en cualquiera de estos tres puntos será un instrumento desagradable de tocar y sonará de forma deficiente.

En próximos artículos incidiremos en las acciones correctoras e ilustraremos distintas técnicas para realizar los ajustes de los diferentes parámetros de la guitarra clásica de concierto, guitarra eléctrica y guitarra acústica.

notas

  1. Referido a la altura que tiene las cuerdas con respecto a los trastes a lo largo del diapasón.
  2. Constructor de guitarras, también llamado violero o luthier.
  3. Función matemática periódica que caracteriza a las ondas mecánicas.
  4. https://es.wikipedia.org/wiki/Temperamento_igual